Quienes trabajamos en NESTLÉ, lo hacemos guiados por el modelo de Creación de Valor Compartido. Esto significa que en todo lo que hacemos buscamos al mismo tiempo generar valor para nuestros accionistas y para la sociedad.

Esta es la forma en la que entendemos que podremos continuar siendo una compañía exitosa en el largo plazo.

Nuestras marcas acompañan desde hace más de 80 años la vida de los argentinos, y a nivel mundial nos preparamos para cumplir nuestros primeros 150 años en 2016.
El modelo de Creación de Valor Compartido nos lleva a relacionarnos con la sociedad en una forma que supera el concepto tradicional de Responsabilidad Social Empresaria. En una relación de mutuo crecimiento y beneficio, nos vinculamos con las comunidades en las que operamos, haciendo foco en la Nutrición, el Agua y el Desarrollo Rural.

Elegimos estas tres áreas porque entendemos que es allí donde hay un interés compartido. De esta forma, trabajamos para que los productores que nos proveen de materias primas, mejoren su eficiencia y la calidad de sus productos, para poder cumplir con los estándares de NESTLÉ, y al mismo mejorar de esta manera su productividad. En la Argentina, a través del Servicio al Productor Lechero, les aportamos información técnica, con el objetivo de buscar la mejora continua de la calidad, la productividad y la rentabilidad, al tiempo que se los capacita para la gestión de prácticas sustentables.

Enfocados en el cuidado del agua, buscamos hacer un uso eficiente y responsable de este recurso. En los últimos cinco años, hemos logrado reducir el uso de agua en 500.000m3, lo que equivale al consumo diario de 5 millones de personas. Desde el año 2004, Eco de los Andes y Nestlé Waters trabajan junto a la Asociación de Amigos de la Patagonia, en el Programa WET (WaterEducation for Teachers) para generar conciencia en la población acerca de la necesidad de proteger los recursos hídricos.

Haciendo foco en la nutrición, llevamos adelante el programa Nestlé Niños Saludables, que está formado por cinco módulos de talleres sobre educación nutricional y hábitos saludables, que se dictan en escuelas públicas de nivel primario. A lo largo de un año los alumnos reciben cinco visitas en las que a través de juegos didácticos aprenden sobre el óvalo nutricional, sobre la importancia de las frutas y las verduras, acerca de las distintas comidas del día con foco en el desayuno, y también sobre la importancia del agua y la higiene.

En 2013 el programa se desarrolló en el partido de Tigre y en Magdalena, llegando a 1500 chicos.

DEJÁ TU COMENTARIO