Comer Sano Durante Los Meses de Frío | Nestlé Argentina



Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continuás navegando, consideramos que aceptás su uso. Para más información ingresá en "Política de Cookies"

Registrate Registrate

Comer Sano Durante Los Meses de Frío

Durante todo el año y con todos los climas, una alimentación variada con presencia diaria de alimentos de todos los grupos (frutas, verduras cereales integrales, leches y derivados, carnes huevos y pescados, aceites, frutas secas y palta), nos asegura todos los nutrientes que necesitamos. Nos protege de enfermedades, nos ayuda a aprender y trabajar mejor y a desarrollarnos plenamente.

Llegan los días fríos y algunos hábitos alimentarios y de actividad física pueden cambiar. Pasamos menos cantidad de tiempo al aire libre y en algunos casos cambiamos nuestra forma de alimentarnos: disminuye el consumo ensaladas con vegetales frescos, frutas y agua. Crece la preferencia por recetas de invierno que son preparaciones calientes y substanciosas. Pero hoy disponemos de una amplia variedad de frutas y verduras durante todo el año. Elegirlas e incluirlas en nuestras recetas de invierno será clave para mantener una buena ingesta de este grupo de alimentos beneficiosos para nuestra salud.

¿Cuáles son los vegetales, frutas, alimentos y preparaciones que hay que incluir en nuestras recetas de invierno?

Vegetales

  • Vegetales verdes enteros: Coliflor, brócoli, espárragos, berenjenas, chauchas, zapallito, zucchini, repollitos de bruselas: Con gran volumen y muy pocas calorías brindan sensación de saciedad que los convierte en alimentos aliados para quienes quieren controlar o bajar de peso. Consumirlas cocidas a la parrilla, al wok con aceite de oliva ajo, con salsa blanca gratinados al horno o rellenas. Para acompañar arroz integral o pastas secas, en guisos de verduras.
  • Tomates: en invierno van genial asados al horno con sal ajo y aceite de oliva, en lasagnas de vegetales, sopas crema de tomate y para salsas con pescados, verduras o pastas

Frutas

  • Frutas secas: poseen minerales, vitaminas, fibra y ácidos grasos que protegen la salud del corazón. Por su alto aporte energético es importante cuidar la porción de consumo. 2 cucharadas de frutas secas en ensaladas, yogures, solas para una colación o con cereales para el desayuno nos ofrecen una cuota suficiente de grasas saludables. Guardarlas en lugares frescos secos y oscuros evitará que los aceites se pongan rancios alterando su sabor.
  • Frutas frescas:  aprovechá los cítricos del invierno kiwi, naranja, mandarina y pomelo, ricos en vitamina C y antioxidantes.
  • Frutas Cocidas: asadas, en compota, chutneys o purés para acompañar carnes de cerdo y de pollo, ideales peras, manzanas y membrillos. También utilizarlas en repostería: manzanas, peras, cítricos (jugo y ralladuras) le dan un toque fresco y nos permiten mantener una buena ingesta de estos alimentos tan importantes para la salud.
  • Deshidratadas: orejones, damascos, ciruelas y pasas solas, en postres o compotas.

Legumbres y Sopas

  • Legumbres: Ricos en fibra y sin grasa. Ideales para el invierno: lentejas, garbanzos porotos y arvejas se pueden incluir en sopas, purés y guisos. Combinarlos con verduras y carnes magras.
  • Sopas y caldos:son preparaciones versátiles que sientan muy bien los días fríos. Según los ingredientes son de bajo aporte energético y brindan saciedad. Pueden ser con fideos o cereales como avena o arroz, también arvejas partidas. Pero no hay como aquellas de las cuales se parten de uno o varios vegetales frescos: zanahoria, calabaza, zucchini, hojas de espinaca, acelga, remolacha, puerros, apio, cebolla, batata, papa y la lista sigue. Ideales para comenzar una comida. Para un toque nutritivo y gourmet agregá a tu sopa, una cucharada de semillas (chía, sésamo, girasol, lino), croutones de pan integral, una cucharada de queso crema, un hilo de aceite de oliva, hierbas frescas picadas.
  • Aguas: además del agua, consumir sopas, caldos e infusiones para mantenernos bien hidratados.