Diez consejos de alimentación saludable para niños | Nestlé Argentina



Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continuás navegando, consideramos que aceptás su uso. Para más información ingresá en "Política de Cookies"

Registrate Registrate

Programa Niños Saludables title niños saludables

Diez consejos de alimentación saludable para niños

10. Desayunar
Desayunar, incluso si es solo una banana y un vaso de leche, pone en marcha el cuerpo y ayuda a mantener la energía a lo largo de todo el día. Si podés lograr que tus hijos adopten el hábito de tener un buen desayuno desde chicos, seguramente logren mantenerlo a medida que crezcan.

9. Elegir colaciones más saludables
Es fácil elegir papas fritas o galletitas dulces cuando tienen ganas de comer algo, pero estos tentempiés suelen tener pocos nutrientes y muchas calorías.
Mejor, tratá de tener a mano colaciones más saludables como frutas, pochoclos, frutos secos, yogur.

8. Beber agua
Elegí el agua como bebida preferida durante las comidas y dejá los jugos y las bebidas azucaradas para gustos ocasionales.
Si bien los jugos naturales tienen nutrientes valiosos y aportan energía concentrada a cuerpos activos y en crecimiento, es mejor que los niños elijan agua primero cuando tienen sed y no bebidas azucaradas.

7. Cultivar
Cultivar vegetales y hierbas en el hogar puede ser una manera divertida de enseñarles de dónde provienen los alimentos y alentarlos a tener una alimentación más variada.
Habrá más posibilidades de que coman, al menos, una pequeña porción de brócoli o zanahorias si han ayudado a plantarlas y recolectarlas. Si no tenés un jardín o patio, un cajón en el balcón puede ser igualmente efectivo.

6. Comer juntos
Procurar al menos una comida al día en familia, hacer de este momento un espacio agradable de encuentro y comunicación
Es tentador cenar frente al televisor o devorar el almuerzo en el escritorio pero, si podés alentar a tus hijos a comer las comidas habituales con vos en la mesa, podrías no solo reducir las colaciones sino también enseñarles aptitudes sociales valiosas.

5. Divertirse en la cocina
Es más probable que los chicos tomen la comida como una aventura si aprenden a cocinar. Hacelo divertido, ofreceles sus propios delantales y dejá que te ayuden habitualmente en la cocina con pequeñas tareas.
A medida que crezcan y tomen confianza, permitiles preparar la cena una vez por semana. Si la idea de tener a tus hijos en la cocina te suena a una receta para el desastre, ¿por qué no los inscribís en clases de cocina durante las vacaciones?

4. Desacelerarse
Comer lentamente es excelente para controlar el peso a cualquier edad. Es una buena forma de mostrarles que el mensaje de que están satisfechos tarda alrededor de 20 minutos en llegar al cerebro.
Si bien nos encantaría que nuestros hijos terminen la comida en minutos, y no en horas, es mucho más importante que aprendan a desacelerarse y a masticar bien los alimentos.

3. Ser creativo
Todos los colores brillantes de las frutas y los vegetales provienen de los nutrientes naturales de las plantas que tienen efectos saludables en el organismo. Los diferentes colores tienen diversos efectos, así que es bueno comer una variedad de colores a diario.
Ofreceles a tus hijos una colación colorida de diferentes frutas y frutos rojos o cortá vegetales con formas interesantes para que les parezcan más divertidos y atractivos.

2. Saber cuándo detenerse
Si bien los niños nacen con la capacidad de parar de comer cuando están llenos, a veces puede resultar difícil para los padres identificar si sus hijos comieron una cantidad suficiente de los alimentos adecuados.
Enseñarles a los chicos a escuchar a sus pancitas y a preguntarse sobre la cantidad y calidad, por ejemplo, “¿Estoy lleno?” o “¿Me voy a sentir mal si como más galletitas?” les dará la oportunidad de desarrollar la capacidad de sentir si están satisfechos.

1. No rendirse
Nuestra investigación demuestra que la mayoría de los bebés y niños pequeños deben probar algo nuevo entre siete y diez veces antes de que les guste. Así que no tengas miedo de presentarles a los chicos sabores nuevos o más exóticos.
Una buena táctica para que los niños coman una amplia variedad de alimentos es decirles que probar algo nuevo es una señal de que están creciendo. También podés llevarlos de compras y dejarlos que elijan un alimento nuevo y saludable para servirlo en casa con algo que ya les guste.
Los niños imitan las conductas alimentarias de los padres. El momento donde más podemos hacer por la alimentación de nuestros hijos, es el de la comida. En la mesa los chicos ven que comen sus padres, y aprenden como se manejan los cubiertos, algo sobre modales, por favor, no, gracias. Es el momento donde los chicos ven que elegimos nosotros, como comemos, cuanto nos servimos. Este espacio, sirve para crear hábitos alimentarios saludables.