La práctica de actividad física durante el embarazo es importante en la medida que ayuda a controlar el peso corporal. Una mujer que cursa el embarazo libre de complicaciones, puede continuar activa y modificar sus rutinas de ejercicio habituales según la consulta con su médico.

Es el obstetra, quien cuenta con la información acerca de los beneficios y riesgos que implican las distintas actividades para el embarazo. El sabrá asesorar adecuadamente a las futuras mamás acerca de cuáles son las actividades que conviene o no realizar.

La actividad en forma regular durante todo el embarazo ayuda a mejorar la condición física, ayuda a prevenir la diabetes gestacional, facilita el trabajo de parto y disminuye el stress.
Caminar, bicicleta fija, nadar, son algunas actividades con grandes beneficios psicológicos y para el corazón de la mamá y menores riesgos para el embarazo.

DEJÁ TU COMENTARIO