Las proteínas, vitales para el crecimiento | Nestlé Argentina



Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continuás navegando, consideramos que aceptás su uso. Para más información ingresá en "Política de Cookies"

Registrate Registrate

Las proteínas, vitales para el crecimiento

De las proteínas que incorporamos con los alimentos, nuestro cuerpo utiliza sólo un 10 por ciento como fuente de energía. El resto cumple una amplia variedad de funciones esenciales para nuestro desarrollo. Por ejemplo, las proteínas son las encargadas de formar la estructura de los músculos y de los tejidos; forman parte de la hemoglobina, que es la responsable de transportar el oxígeno a todo el organismo; de los anticuerpos, para protegernos frente a posibles enfermedades; y, también, de las hormonas, como la insulina, que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre.


Las proteínas están formadas por unos compuestos químicos llamados aminoácidos. Nuestro organismo puede fabricar trece de los veintidós aminoácidos que necesitamos. Los nueve restantes deben ser incorporados con la alimentación, por eso se los denomina “esenciales”, y generalmente se encuentran en alimentos de origen animal, como la leche, la carne y los huevos, entre otros. Estas proteínas, también llamadas “completas”, son fácilmente absorbidas y utilizadas por el organismo. Las de las hortalizas y los granos de cereal, en cambio, carecen de uno o dos aminoácidos, por lo que se consideran proteínas “incompletas”.

¿Dónde encontramos las proteínas?

  • completas: Leche, queso, carne, pollo, pescado, huevo.
  • incompletas: Arroz, legumbres, pastas, pan, entre otros.

De todas maneras, mediante el consumo de otro alimento que contenga el aminoácido faltante, esa proteína se puede completar. Una opción es combinar una porción de legumbres con otra de cereales porque, entre ambos alimentos, se logra la suma de aminoácidos necesaria para mejorar la calidad de la proteína.


El consumo de las proteínas debe ser moderado porque, como nuestro cuerpo no es capaz de almacenarlas, si se ingieren grandes cantidades, pueden convertirse en azúcares o en grasas.